Los Maldini, al completo

De Cesare a Daniel, sin olvidarse de Paolo.

Tres son, de momento, las generaciones de la familia Maldini que han lucido la elástica rossonera.

La dinastía comenzó con Cesare, padre de Paolo y abuelo de Daniel, allá por 1954. Su aventura como jugador milanista se dilató por doce exitosas campañas en las que el cuadro rossonero logró cuatro ligas italianas además de la siempre deseada Copa de Europa.

En 1966, después de disputar más de 400 encuentros oficiales, decidió poner punto y final a su etapa sobre el césped, convirtiéndose años después en el técnico con quién la entidad lograse dos nuevos títulos.

Y, como dicen, de casta le viene al galgo. Un joven Paolo, a quién su padre le había inculcado desde bien pequeño la pasión por el Milán, debutó con apenas 18 años de edad.

Su carrera se prolongó por más de dos décadas, poniendo fin a la misma en 2009 tras más de 900 encuentros defendiendo al club de sus amores, aquel en que primero se convirtió en capitán para más tarde hacerlo en leyenda.

Paolo no sólo dobló a su progenitor en cuanto a número de partidos, sino que levantó hasta un total de 21 títulos entre los que destacan cinco hermosas Copas de Europa así como siete ligas.

El listón que dejó el considerado para muchos como el mejor defensa de la historia del fútbol difícilmente será superado por el tercero en discordia, su hijo Daniel. Al menos como jugador rossonero.

Este mismo año, poco antes del parón por la pandemia que vivimos, Daniel tuvo la oportunidad de disfrutar de sus primeros minutos oficiales como jugador de la primera plantilla.

Llama especialmente la atención la demarcación de este último protagonista, quién parece haber dejado de lado la tradición familiar. Daniel disfruta haciendo goles en vez de evitarlos, al tiempo que sueña con lograr levantar algún día la ansiada Champions League.

De esta forma, casi sin darse cuenta, el ciclo llegaba a su fin. Lo que nadie sabe es si habrá una cuarta generación Maldini defendiendo al Milán, aunque sea lejos del mítico San Siro, quién espera triste su demolición.

Un comentario en “Los Maldini, al completo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *