Entrevista a Tomás Tocino, del Calendario Dinámico

Hubo tiempo para hablar de todo, y es que las siete décadas de historia que contemplan al Dinámico dan para mucho.

La pasada semana tuvimos el placer de charlar con Tomás Tocino Maquieira, hijo de Tomás Tocino, el fundador del Calendario Dinámico, considerado por muchos como la Biblia estadística del fútbol español.

Nuestro protagonista se nos presenta, ya de mano, como un negado de la informática. Aunque eso no es todo, “Soy un hombre sencillo, que a sus 74 años puede decir que ha vivido una vida tranquila, pero muy laboriosa.”

Uno de los títulos más antiguos del Dinámico.

Como es lógico no tardamos en preguntarle por el negocio, uno de los clásicos del balompié nacional; “Fue mi padre quién se aventuró a crear la empresa, de carácter muy familiar, así que todo el mérito debe ser para él. Yo me considero un superviviente, simplemente me dediqué a sobrevivir con lo aprendido, tratando de no endeudarme y ahorrando lo máximo para poder soportar las constantes crisis que hemos vivido”.

La imprenta fue un negocio que tuvo su auge en la década de los 70, pero la historia familiar viene de mucho antes; “Todo lo relativo al Dinámico empieza cuando aún no tenía canas. A lo largo de nuestra existencia hemos tenido muchas épocas, todas ellas muy distintas, pero no hay queja. En nuestras primeras ediciones el trabajo de producción era muy duro, teníamos trabajadores que cada día doblaban más de 30.000 pliegos para que así todo saliese adelante. Nuestra ventaja era que esa gente venía de la fruta y se encontraba con un trabajo en la ciudad, menos exigente y algo mejor remunerado. La colaboración de todos ellos fue imprescindible en esa primera década de los 50.”

Un clásico entre los coleccionistas – Vía Arturo López Petinal.

El tiempo fue pasando y el sector, poco a poco, iba modernizándose, dándose así una pequeña industrialización que llega hasta nuestros días. “Todo esto nos permitió ir un paso más allá en las publicaciones, alcanzando cifras récord de 300.000 ejemplares vendidos. Además, poco a poco fuimos dándonos a conocer y es que los clubes del fútbol profesional, así como los principales periódicos de España nos leían y sabían de nuestra existencia”.

La llegada de internet, por raro que pueda parecer, no afectó tanto al negocio como era de esperar; “La tecnología supe verla antes de que llegara y eso me ayudó. Tenía claro que se cargaría el sector, pero en sus inicios nos fue de gran ayuda. Por ejemplo, nos permitió librarnos de un gran número de gestiones físicas, las cuáles podíamos hacer vía fax. También nos permitió encontrar sistemas más baratos de producción. Eso sí, tras una década acabó hiriéndonos prácticamente de muerte.”

Una de las cosas que más llama la atención es la mínima afición -o inexistente- de Tomás por el balompié, a pesar de formar parte de la historia escrita del mismo: “He ido una sola vez al fútbol, y no me gustó. Recuerdo que nos sentamos en tribuna cubierta, que el Real Zaragoza perdió ante el Real Betis y que jugaba un tal Del Sol, nada más. La experiencia no fue muy agradable, la gente solo chillaba e insultaba. Así que, no volví más.”

Luis Del Sol, leyenda bética.

Cuando le preguntamos por el cambio de formato, cambiando el tamaño e incorporando la presencia del color, enseguida notamos lo que pudo suponer la toma de aquella decisión; “Sí, incluso para mí fue una sorpresa. La principal razón del cambio fue logística puesto que nadie más tiene las máquinas necesarias para el formato original. Fue una novedad que bien pude haberla incorporado a comienzos de siglo, pero tal y como sucedió este año me pareció extraño. Somos una empresa a la que le quedan unos pocos fieles, gente que nos compra casi por obligación y apego, y temimos con la modificación. Como siempre, a unos les ha caído mejor que a otros pero estamos contentos con el recibimiento. Además, era renovarse o morir.”

Una de las principales bazas del Dinámico, sobre todo en sus primeras ediciones, era la gran cantidad de datos que dejaba al alcance de la mano del cliente. Sin duda, un proceso muy laborioso y que requería de muchísima concentración y compromiso; “Todo era muy tradicional. Para comenzar, mandábamos a los clubes y árbitros unos formularios que cumplimentaban con toda la información requerida. A partir de ahí, ya estando la competición en juego, Fermín escuchaba la radio y leía la prensa para quedarse con todos los detalles. Todo cambió con la llegada de internet, algo que nos trastocó el método y decidimos cambiarlo. He de decir que esto también ayuda, porque puede resolverse fácilmente cualquier tipo de duda.”

También hay hueco para las grandes citas de selecciones.

Otra de las cosas que destacaba al Dinámico por encima de sus competidores era su internacionalidad, teniendo clientes por todo el globo; “Teníamos a un par de clientes en Australia, y otro en la selva del Amazonas. Este era un sacerdote al que acabé conociendo. Generalmente, allá por donde había un español estaba uno de nuestros calendarios. Hemos enviado a todo tipo de lugares, sobre todo a América y Europa, siendo en algunos de los casos más caro el envío que el producto en sí. También tuvimos presencia en Francia, Suiza y Bélgica, sin olvidar un par de clientes en Rusia y Cuba, aunque estos dos últimos recibieron un tomo como regalo. Ahora, apenas tenemos nada fuera de nuestras fronteras. Así de memoria creo que nos queda un francés, un inglés y un alemán.”

Indudablemente, y como habitual cliente que es un servidor, llega la parte más delicada, la de hablar del futuro del Dinámico; “No lo sé. Este año ya nos resulta complicado, así que no nos paramos siquiera a pensar en el próximo. Quedará en manos de antiguos colaboradores, que ya es hora de echarse a un lado. Estoy casi seguro de que continuarán con el proyecto, incluso podría ser yo quién les avalase si fuera necesario. Lo que está claro es que este año, salvo que ocurra algo muy extraño, sí que los tendremos, y es que ya hemos recibido y aceptado pedidos de nuestros más fieles clientes. El futuro resulta difícil de prever, así que todo se andará.”

Otra edición más, próximamente a la venta.

El coronavirus les ha afectado, como a todo negocio. Eso sí, el esfuerzo de esta edición no será nuevo para Tomás Tocino: “Este mes de agosto está siendo raro, está todo parado por la pandemia. Aun así, sacaremos adelante la edición por mucho que nos cueste. Estos últimos años estamos teniendo pérdidas, aunque todas ellas asumibles por respeto a nuestra historia y a nuestros habituales clientes. Esperamos llegar a las 15.000 ventas, aunque lo único que tenemos claro es el dinero que invertiremos.”

Ya a modo de despedida y para cerrar una conversación que se extendió por casi hora y media, nos deja un último mensaje, el de aquella persona satisfecha de su trabajo; “Considero que esta pequeña empresa, de no más de diez trabajadores fijos, forma parte tanto de la historia económica como deportiva de este país. Es algo que nos enorgullece.”

Un comentario en “Entrevista a Tomás Tocino, del Calendario Dinámico

  • el 03/11/2020 a las 11:23
    Permalink

    Se me ha hecho corta la entrevista. Aún así, me ha encantado conocer tantos detalles, de cómo fueron los comienzos de Tocino e hijos. Sigo y colecciono la publicación desde finales de los 70’s, y creo que una empresa tan pequeña como la suya, tiene un enorme mérito por seguir ahí, puesto que muchas otras publicaciones con mucho mayor presupuesto, se han ido al garete. Ojalá Dinámico no cierre nunca. Sería una pérdida irreparable, y lamentada por muchos.
    VIVA DINÁMICO!!

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *